El 83% de la información que nuestro cerebro procesa es a través del sentido de la vista. Este dato científico es muy importante para entender la necesidad de crear una identidad visual a la tienda.
Con este antecedente, la industria del retail creó un concepto muy conocido que es “visual merchandising”, El mismo se enfoca en realzar el atractivo estético de un producto o una tienda para incrementar ventas, márgenes, retorno del espacio y atraer más tráfico a la tienda.

Visual Merchandising tiene como uno de los principales objetivos exhibir la mercadería, ya que esto permite a los compradores tener contacto directo con el producto. Este concepto actúa como vendedor silencioso de la tienda; el que introduce el producto al comprador, el que llama al comprador a que se acerque y entienda el producto. Según una investigación realizada por Russell R. Mueller, la exhibición de mercadería incrementa las ventas en más del 540%.

Es por esto, que es importante el facilitar al comprador el proceso de interacción con los productos de venta y otorgarle ese poder de decisión y libertad para acercarse a ellos. Existen condiciones de exhibición necesarias para que no se frenen las ventas, como las siguientes:

• Tener un control permanente de la estética del producto que se encuentre en buenas condiciones, como su empaque, etiquetas, envases, etc.
• Tener precios actualizados y bien colocados.
• Tener accesibilidad del producto, especialmente para que pueda ser tocado. Dependiendo del tipo de producto debe ser analizado si puede ser exhibido sin empaque o no. Un artículo dentro de vitrina bajo llave desmotiva al comprador a efectuar la transacción.

El tomar físicamente los productos crea un sentido psicológico de posesión, lo cual incita a la decisión de compra. Esta idea ha empujado a quitar los empaques de los productos electrónicos. Creando una tendencia en las tiendas extranjeras como Best Buy y Apple.

Una de las razones por las cuales no se adapta esta modalidad en muchas tiendas, es el temor de perdidas por hurto. Sin embargo, existen herramientas como sistemas de prevención de perdidas (alarmas para ropa o articulos), cámaras y demás tecnologías que funcionan de acuerdo a la necesidad del cliente.

Finalmente, hay que recalcar que tener una tienda física, cualquiera que fuera su tamaño, es un costo que debe ser aprovechado al máximo. Cada metro de la tienda debe ser usado eficientemente, es por este motivo que el exhibir productos de maneras creativas y cambiantes es una estrategia que debe ser implementada en todo momento. Con esto se mantiene al comprador interesado en la tienda y hacen que su retorno sea constante.

Si desea conocer más acerca de este tema, no dude en escribirnos aqui.