En todos los negocios encontramos equipos específicos para realizar una determinada función y prescindir de ellos nos puede originar gastos mayors. Los equipos antihurto Sensormatic son un claro ejemplo, si tenemos un daño repentino, prescindir de esta herramienta que nos ayuda a proteger nuestro inventario puede generar pérdidas mayores ocasionadas por los robos. Por esta razón es la importancia de realizar mantenimientos programados o preventivos.

El mantenimiento preventivo tiene como principales objetivos:

– Asegurar un ahorro para su negocio: Sin duda la mayor ventaja al realizar mantenimientos preventivos es alargar la vida útil de los equipos y así evitar inversiones anticipadamente.
– Evitar un mal funcionamiento repentino: Gran parte de los daños que se presentan en los equipos se pueden evitar si se realizan mantenimientos periódicos. Si bien es cierto, el mantenimiento preventivo implica también un desembolso, pero este es mucho menor y se pueden realizar con una debida programación.
– Mantener sus equipos en óptimas condiciones durante muchos años: La principal función de las antenas es evitar robos que generan pérdidas importantes para un negocio. Si sus equipos funcionan de manera óptima, no solo se asegura de evitar una gasto más alto al tener que reemplazar sus equipos, sino que también protege sus artículos en exhibición.

Como con cualquier equipo electrónico expuesto en lugares abiertos, los enemigos más frecuentes son el calor y el polvo. La causa más común para que un equipo se recaliente suele ser la acumulación de partículas de polvo en los componentes internos. El calor generado no puede dispersarse adecuadamente porque el polvo bloquea la circulación de aire dentro del equipo. Este calor empieza a desgastar más aceleradamente los demás components, con lo cual se reduce la vida útil del sistema. Para evitar este problema se debe realizar una limpieza con frecuencia tanto por fuera como por dentro.

La frecuencia de un mantenimiento preventivo depende del ambiente al que están expuestos los equipos. Si son ambientes con alta exposición a factores como el polvo, por ejemplo: locales que comercializan textiles, lana, etc. el mantenimiento debe realizarse con mayor frecuencia.  Por lo general, si realizamos dos mantenimientos al año nos aseguramos de que tanto antenas como desactivadores y demás equipos funcionen eficientemente.

Nuestros mantenimientos preventivos implican algunas tareas como: limpieza de tarjetas electrónicas, revisión de conexiones eléctricas, calibración de equipos y pruebas de funcionamiento. Con la información recolectada, generamos diagnósticos que le permitirán buscar soluciones anticipadamente, además tener bajo control los problemas más recurrentes y evitar que los equipos tengan una baja en su rendimiento.

El buen funcionamiento del su sistema antihurto (alarmas para ropa o articulos) le permitirá proteger su inversión, evitar gastos mayores y además le garantiza el correcto funcionamiento de sus equipos permanentemente. Si requiere información sobre nuestros planes de mantenimiento preventivo y correctivo puede solicitar información escribiéndonos aqui.